• La situación generada por la pandemia mundial y la crisis sanitaria y socioeconómica han originado importantes cambios en los últimos meses.

• Regulación del teletrabajo, horarios del ‘prime time’ televisivo, el derecho fundamental a la conciliación y medidas concretas para favorecerlo, especialmente en familias con hijos, son algunos aspectos en los que ARHOE ha trabajado intensamente durante los últimos seis años.

• Según José Luis Casero, presidente de ARHOE, hay una prioridad que es la salud y la seguridad de las personas, que debe ser el eje fundamental de cualquier política. “Salud física, por supuesto, pero también salud socioeconómica. Y en esto todavía hay mucho por hacer”. En este sentido, ARHOE propone 14 medidas concretas para seguir avanzando.

Madrid, 24 de septiembre de 2020.- ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles ha querido hacer una valoración de los cambios producidos en las últimas semanas y que afectan especialmente a la racionalización de horarios, a la conciliación y a la corresponsabilidad.

Trabajo digno, salario digno y tiempo digno para vivir son algunas de las principales reivindicaciones de ARHOE. “Como ciudadanos -señala su presidente José Luis Casero- no nos conformamos solo con uno, sino que queremos todos estos derechos que son la base de una democracia y de un estado del bienestar”. Además, Casero ha apelado a la responsabilidad de las fuerzas políticas en la búsqueda de consensos reales y operativos en estas materias, y que afectan a la realidad del día a día de los ciudadanos.

Con respecto a la nueva normativa de teletrabajo, publicada este miércoles en el BOE, el presidente de ARHOE señala que con esta regulación se pone fin a una laguna en una de las formas de organización del trabajo que aportan mayor flexibilidad, y que antes del mes de marzo solo practicaba un 4% de los trabajadores. “El teletrabajo, si se hace bien, puede repercutir en mejorar no solo la productividad de la empresa, sino la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de los trabajadores”, asegura Casero.

“La nueva normativa la valoramos de forma positiva, ya que muchos de los planteamientos que aparecen fueron aportados por ARHOE en el mes de junio, pero avisamos de que la realidad trasciende a las normas y exige que las mismas se adapten a ella y no al revés”, señala su presidente. Y es que desde la organización referente en horarios entienden que a medida que la ley se ponga en práctica, empresas y trabajadores empezarán a demandar mejoras en la norma, y se deben abordar de forma eficiente, justa y corresponsable aspectos que se puedan mejorar a través de la negociación colectiva u otros acuerdos.

Otro aspecto relacionado con la racionalización de horarios, que ha cobrado especial protagonismo en las últimas semanas, ha sido el anunciado cambio en TVE referente al adelanto del ‘prime time’ televisivo, demanda tradicional de ARHOE. Según su presidente, “el paso es importante pero no decisivo, ya que en la medida en que no se fije orientativamente una finalización razonable del ‘prime time’ televisivo, nos podemos encontrar con programas de máxima audiencia con duraciones de casi tres horas, que hace que la hora de cierre de esa franja mayoritaria sea muy tardía y perjudicial para la salud de los españoles”. Además, desde ARHOE se pide que el Gobierno lidere este cambio también en las televisiones privadas, pues “parece que funcionan al margen de la realidad y olvidan el interés general que debe primar en su programación, cadenas que por cierto en otros países sí parece que tienen en cuenta una hora sensata para la finalización del ‘prime time televisivo’. No es cuestión de economía de empresa, sino de salud de las personas, de su conciliación… Y, por cierto, tampoco vendría mal mejorar los contenidos de su programación, sobre todo ante al avance en uso de las televisiones a la carta y de pago”, señala Casero.

Todos estos aspectos hay que vincularlos con la reivindicación, hoy más que nunca, de medidas reales y efectivas sobre conciliación, tal y como recordó el presidente de la entidad en su última comparecencia en la Asamblea de Madrid, en la Comisión de Estudio para la recuperación e impulso de la actividad económica y social de la Comunidad de Madrid, y que se debería hacer extensiva a todo el territorio nacional. Entre estas medidas concretas, señalan desde ARHOE:

1. Pacto de Estado por la Conciliación y la Racionalización de Horarios. (Anunciado por el Gobierno anterior y el actual, la realidad es que tras cinco años aún no se ha impulsado). Pacto que contemple los siguientes ámbitos: Administración pública, empresa y marco laboral, educación, comercio y hostelería, familias, usos del tiempo y reforma horaria, medios de comunicación, sanidad y salud, igualdad y corresponsabilidad.

2. Explorando y avanzando hacia jornadas intensivas, compactas, que eviten dobles movilidades (y no jornadas partidas), estudiar progresión en la reducción de horas de la jornada sin impacto significativo en el salario del trabajador, ni en la rentabilidad de la empresa.

3. Medidas de flexibilización en las organizaciones. Estableciendo marcos amplios de entrada flexible entre 7 y 10 de la mañana. Y para los turnos de tarde, igual amplitud para poder organizar la vida personal y, en su caso, familiar.

4. Horarios de ‘prime time’ televisivos. Adelanto y reducción de la duración de los formatos para evitar que finalicen a horas intempestivas.

5. Renta de cuidados. Aprobar una renta de ayuda a padres y madres que tengan que reducirse la jornada laboral durante 2020-2021 como consecuencia no solo de descendientes, sino de ascendientes en situación de dependencia.

6. Legislación sobre usos del tiempo y regulación detallada del derecho a la desconexión. Regulación completa que no sería necesaria si se atiende al Estatuto de los Trabajadores. Pero dado que este es del siglo pasado, y que la realidad organizativa del trabajo ha cambiado, se exige una regulación detallada y definida sobre aspectos como la dedicación, la disponibilidad y el desenganche del trabajador.

7. Poner en marcha una ayuda económica por familia, disponible para todas aquellas en situación de vulnerabilidad con hijos menores de 12 años o personas dependientes a cargo, que necesiten contratar a una persona que realice las labores de cuidado.

8. Oficina de teletrabajo y flexibilización horaria para el desarrollo de planes con especial apoyo a las pymes. Una cosa es que haya un marco normativo para el teletrabajo y otra el desarrollo de un plan de reorganización del modelo de negocio de las empresas, siendo más vulnerables en este caso las pymes y los autónomos que no cuentan con herramientas adecuadas. Desde ARHOE orientamos y damos los planes de negocio precisos para hacerlo, pero se requiere al Gobierno que lidere estos procesos de cambio.

9. Bolsas de conciliación. Crear incentivos fiscales para empresas a efectos de poner en marcha sistemas de bolsas de horas que permitan a la empresa dar respuesta a las necesidades productivas, así como a los trabajadores poder utilizarlas para conciliar.

10. Espacios de cuidado controlado y garantías sanitarias en periodos no escolares. Desde ARHOE avisaron a primeros de junio que septiembre llegaría y era necesario establecer planes para la incorporación de los niños y niñas a los centros escolares. Debe haber una previsión inmediata para los periodos no escolares que llegarán en breve y establecer todas las Administraciones planes de disponibilidad y seguridad para poder ayudar a las familias a afrontar estas situaciones.

11. Regulación ya de las bajas para padres y madres y del teletrabajo por imperativo legal para el cuidado de menores. Entendemos que el teletrabajo debe partir del acuerdo empresa/trabajador, pero vivimos una situación excepcional que puede derivar en situaciones excepcionales y que deberían ser previstas y reguladas en estos momentos.

12. Facilitar la adaptación de jornada y su reducción sin pérdida salarial, siendo el Estado y Comunidad quien asuma la diferencia. Porque somos conscientes de que en muchos casos el teletrabajo y la adaptación de la jornada laboral no son posibles, y atendiendo a la actividad no siempre será viable de forma pacífica. Ante situaciones excepcionales, medidas excepcionales, mientras dure la crisis.

13. Ayuda económica a los cuidados para las madres y padres que trabajan fuera del hogar, cuando ni el teletrabajo ni la adaptación o reducción de jornada sean posibles. No se trata del Ingreso Mínimo Vital que valoramos positivamente, sino de situaciones en donde una pequeña ayuda se puede dirigir a familias que trabajan, pero no tienen solvencia para costear gastos de un cuidador, por ejemplo.

14. Agilización de trámites administrativos y burocracia. Todas estas medidas y otras que pudieran proponerse no tienen sentido sin agilidad para dar respuesta a situaciones y amenazas inmediatas. No todo el mundo tiene la tecnología, firma electrónica, ni conocimiento para resolver la maraña de trámites que se exigen por ley. Creemos que seguridad jurídica y legalidad sí, pero no deberían estar reñidas con la agilidad y eficacia.

Según José Luis Casero, presidente de ARHOE, “aún pensamos que el interés en debatir y en encontrar medidas entre todos para mejorar la vida de nuestros ciudadanos es la función esencial en política y de la sociedad civil. Y que derechos fundamentales como la conciliación y la corresponsabilidad no pertenecen a ninguna asociación ni partido político, sino a toda la ciudadanía. Pero no lo olviden, además del debate, las personas de este país queremos acción”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *