• En el XV Congreso Nacional, emitido desde el canal de YouTube de ARHOE, con el título «Horarios, conciliación y nuevos modelos de organización del trabajo en la era online», han participado más de un centenar de personas del ámbito empresarial, mediático, político, educativo, sanitario, sindical y de la sociedad civil.

• Entre otras conclusiones, se ha destacado que la pandemia nos está dando la oportunidad de analizar todo aquello que necesita cambios y de mejorar nuestro modelo socioeconómico incorporando a las mujeres a los puestos de decisión, innovando y digitalizando nuestras empresas, flexibilizando y racionalizando los horarios, apostando por la sostenibilidad y el medioambiente, y promoviendo medidas de conciliación.

• En el marco del congreso ha tenido lugar la entrega del XV Premio para Racionalizar los Horarios Españoles.

Madrid, 19 de noviembre de 2020. Esta mañana se ha clausurado el XV Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles, un evento organizado y promovido por ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles con el apoyo de la Comunidad de Madrid, Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, CaixaBank, Banco Santander, Reale Seguros, Pfizer, Sending Transporte Urgente, DCH, Ifma España, Corresponsables, ORH y Ayuntamiento de Madrid (Distrito Retiro).

El congreso, emitido desde el canal de YouTube de la asociación entre los días 16 y 19 de noviembre, ha sido inaugurado por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; la consejera de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Eugenia Carballedo; la directora general de Diversidad Familiar y Servicios Sociales del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, Patricia Bezunartea; y el presidente de ARHOE, José Luis Casero.

El XV Congreso Nacional se ha desarrollado a través de cuatro jornadas, cada una de ellas dedicada a un eje temático, en las que se ha debatido ampliamente sobre los nuevos modelos de organización del trabajo, usos del tiempo, cuidados y corresponsabilidad, horarios, salud y calidad de vida, y humanismo tecnológico y gestión del tiempo.

Los diferentes apartados del congreso (diálogos, entrevistas y mesas de debate) han sido conducidos por Maite Sáenz, directora de ORH-Observatorio de Recursos Humanos; Ana Bujaldón, presidenta de Fedepe; Laura Peraita, jefa de la sección ABC Familia; Maika Ávila, periodista de Cadena Ser y autora de Conciliaqué; José Manuel González, director general de Servimedia; María Jiménez, socia directora de Grupo 17 Corporación Preventiva; Óscar Cortijo, director de Personas en la Universidad CEU Cardenal Herrera y Universitat Abat Oliba CEU; y Susana Cabrita, periodista y responsable de medios de Asefarma.

El congreso también ha contado con destacados ponentes procedentes de diversos ámbitos: David Blay, periodista y autor del libro ¿Por qué no nos dejan trabajar desde casa?; Mireia Las Heras, profesora del IESE y directora de Investigación del Centro Internacional Trabajo y Familia; Iñigo Sagardoy, presidente de Sagardoy Abogados; Joaquín Nieto, director de la OIT en España; Alfredo Núñez, director de Personas y Organización de Reale Seguros; Laura Baena, fundadora del Club de Malasmadres; Eva Bailén, ingeniera, profesora y autora de Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo y Re:educación; Teresa Jurado, profesora titular de Sociología en la UNED y directora del proyecto Implica; Javier Benavente, presidente del Grupo Alares; Marcos González, presidente de Corresponsables; Gloria Lomana, presidenta de 50&50 GL; Ana Gómez, directora de RR.HH. de Pfizer; Javier Pinilla, director del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo; M.ª Jesús Álava, psicóloga y presidenta de Apertia Consulting; Carmen Gallardo, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la URJC; Gonzalo Pin, médico y coordinador del Grupo de Sueño y Cronobiología de la Sociedad Española de Pediatría; María de los Ángeles Rol, Dra. en Ciencias Biológicas e investigadora del Grupo Cronolab; y Javier Cantera. Presidente de Auren Blc.

Conclusiones

Entre todos los aspectos que se han abordado en los diferentes apartados de este XV Congreso Nacional, cabe señalar las siguientes conclusiones:


16 DE NOVIEMBRE: NUEVOS MODELOS DE ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO


Ante los nuevos modelos de organización del trabajo, se abre la oportunidad de un proceso de aprendizaje en el ámbito de la organización, pero también en el ámbito personal. No hay que olvidar la responsabilidad que cada uno tenemos de asumir este cambio como propio.

Para la óptima implementación del teletrabajo, es importante tener en cuenta la necesidad de transición, adaptación, formación y adecuación a las personas, entre otros factores.

Lo positivo de la ley de teletrabajo es que se ha puesto sobre la mesa una realidad que hay que legislar y en la que es necesario que haya acuerdos entre empleadores y empleados. La parte negativa es que se ha intentado encorsetar una situación que debe ser flexible, estar basada en la confianza y en la que no se debe perder de vista que vivimos en un entorno cambiante.

En relación con la desconexión, además de autoeducación y autogestión, se propone educar digitalmente a las personas con las que trabajamos, de manera que podamos transmitirles nuestros tiempos de respuesta y vías para hacerlo con el fin de que lo conozcan y lo respeten.

Con la nueva normativa sobre teletrabajo se ha intentado buscar una solución equilibrada porque constantemente hay una llamada a que las partes, bien sea por vía convenio colectivo o bien a través de acuerdos individuales, sean las que se autorregulen. Al final lo que ha hecho la ley es establecer un marco general donde se indican cuáles son los límites y después hay una llamada para que ambas partes se pongan de acuerdo sobre cómo entrar en el detalle del teletrabajo en cada empresa, en cada sector, en cada realidad.

Estamos, por tanto, ante una ley muy abierta que va a provocar que no tengamos un régimen general ni uniforme de teletrabajo porque va a haber convenios colectivos, empresas y acuerdos individuales que lo regulen de forma distinta. Ante esta diversidad, las empresas pueden optar por dos caminos: asumirlo y presentarlo como una actuación socialmente responsable, de buena reputación, o considerarlo como algo impuesto, en cuyo caso se hará mal o regular.

La pandemia nos está dando la oportunidad de analizar todo aquello que necesita cambios y de mejorar nuestro modelo socioeconómico incorporando a las mujeres a los puestos de decisión, innovando y digitalizando nuestras empresas, flexibilizando y racionalizando los horarios, apostando por la sostenibilidad y el medioambiente, y promoviendo medidas de conciliación.

Hay dos factores que están impactando de una manera clarísima en la cultura de las organizaciones: por un lado, el cambio en los modelos de organización del trabajo: flexibilidad desde el punto de vista temporal y espacial; y por otro, la concepción del trabajo para las nuevas generaciones: motivaciones dentro del entorno de trabajo.

Las culturas de las compañías tienen que evolucionar, en esta etapa de trabajo a distancia, de una cultura de la supervisión y del control a una cultura de la confianza y de la corresponsabilidad.

El nuevo liderazgo tiene que ser capaz de detectar el talento y crear equipos, ser coherente, innovador, capaz de conjugar las necesidades de las personas con los intereses de la organización y comprender que si los trabajadores son felices haciendo su trabajo van a rendir más y mejor. Además, tiene que ser un capacitador o un desarrollador de profesionales que se enfrentan a un entorno cambiante.


17 DE NOVIEMBRE: USOS DEL TIEMPO, CONCILIACIÓN Y CORRESPONSABILIDAD


Se apuesta por una crianza en positivo y una estrategia para que se fomente el respeto y la protección de la infancia. Aunque se diga que están sobreprotegidos, nuestros menores muchas veces están dejados de la mano de las redes sociales y pasan mucho tiempo solos.

Para facilitar una conciliación real, se propone la compactación de la jornada laboral e incentivos fiscales para aquellas empresas y pymes que implanten jornadas continuas y flexibilidad horaria. De esta manera, se evitarían las reducciones de jornada y las excedencias, “trampas” de la conciliación a las que se acogen mayoritariamente las mujeres renunciando a sus carreras profesionales.

Se reivindica un Pacto Nacional por la Conciliación, donde se tenga en cuenta la racionalización de horarios y en el que se trabaje de manera conjunta desde la sociedad civil, el Gobierno, las Administraciones públicas y las empresas en pro de un cambio social que haga posible una conciliación real.

Se pone de manifiesto la importancia de racionalizar los horarios y ofrecer adaptaciones de jornada para aquellas personas que tengan necesidades de cuidados. Además, es clave que las medidas de conciliación sean para toda la plantilla porque si no se pueden generar problemas de agravio comparativo.

Con el fin de facilitar la conciliación laboral, familiar y personal, además de flexibilidad horaria e implantación de jornadas intensivas o continuas, se propone que desde las empresas se elimine la obligatoriedad de las jornadas partidas, la creación de bolsas de horas, el teletrabajo y los permisos retribuidos al 100% como el de paternidad, que será de 16 semanas a partir de enero de 2021.

Al Estado se le pide que proporcione un sistema de acceso universal y provisión pública de educación infantil desde los 6 meses hasta los 3 años, momento en el que ya se puede escolarizar a los niños; un sistema de dependencia bien financiado, no limitado a una paga mínima para quien renuncia a su independencia económica; y provisión pública de ayuda a domicilio, centros de día, residencias… En definitiva, servicios públicos de calidad.

Estamos en un momento en el que la persona como tal cobra especial importancia y ocupa el centro absolutamente de todo. Y dentro de cada persona se debe tener en cuenta la diversidad porque todos somos únicos y tenemos circunstancias personales distintas que requieren atención personalizada.

Para que los nuevos modelos de organización del trabajo funcionen y ganemos todos en bienestar y en mejora de vida, necesitamos apostar por una nueva cultura empresarial, de mayor confianza, pero también de mayor corresponsabilidad. Corresponsabilidad en el terreno personal, familiar y también empresarial para que se puedan dar las relaciones de confianza en la misma dirección, pero en los dos sentidos.

En una empresa no se puede concebir una igualdad real si no hay un programa de conciliación que la acompañe adecuadamente. Un plan de conciliación que debe incluir tres grandes áreas: la flexibilidad, acorde a cada sector y a cada empresa, disponibilidad de servicios reales, tangibles y concretos, y atención personalizada.

Cada uno, en la medida de lo posible, tiene que predicar con el ejemplo, sin importar el rol que ocupe en la organización. Hay ejemplos muy positivos que deben servir de referentes. Estemos donde estemos, todos tenemos que ser corresponsables.


18 DE NOVIEMBRE: HORARIOS, SALUD Y EQUILIBRIO DE VIDA


Entre las enseñanzas que podemos extraer de la pandemia para afrontar nuevas crisis similares, cabe destacar medidas como el teletrabajo y los horarios escalonados para evitar la concentración de trabajadores en los centros de trabajo; mejorar el asesoramiento a microempresas y autónomos para desarrollar evaluaciones de riesgos laborales; asegurar suministro EPI y la verificación de su calidad; y la potenciación de instituciones públicas técnicas y de investigación.

Al margen de la pandemia, hay que seguir poniendo el foco en la lucha contra los accidentes de trabajo y, sobre todo, en la lucha contra el cáncer laboral. El número de muertes por este motivo en España es absolutamente desproporcionado y es perfectamente reducible. Para ello, son necesarias campañas y conciliar esfuerzos de todos los agentes sociales, económicos y de las propias empresas para hacerlo.

Las principales barreras para racionalizar los horarios laborales tienen que ver con un tema cultural, de hábitos y costumbres arraigadas, pero básicamente el origen está en muchos directivos que han hecho del trabajo una forma de vida y pretenden que, de alguna manera, el resto del equipo los acompañen.

Uno de los principales errores es fijar los horarios laborales al margen del trabajador porque cuando se consiguen consensuar y se hace partícipe a todos los estamentos, mediante una buena organización y comunicación, el éxito está asegurado.

Desde las organizaciones se tiene que trabajar el bienestar emocional de forma integral, ofreciendo recursos al personal para que se sientan bien trabajando en equipo y sabiendo lo que es un liderazgo compartido. Si todos estos aspectos se gestionan de forma adecuada, se traduce en un 37% el aumento de la productividad, el nivel de absentismo se reduce a la mitad y el número de errores es prácticamente cero. La felicidad basada en este equilibrio emocional.

La principal herramienta para afrontar la incertidumbre que tenemos en la actualidad es una comunicación absolutamente transparente, participativa y generalizada en nuestras organizaciones. Una comunicación en la que nos planteemos las siguientes cuestiones: ¿cómo estábamos?, ¿qué nos espera?, ¿cuál es la realidad que tenemos?, ¿cuáles son los retos?, ¿cómo los podemos afrontar? y ¿cómo los podemos superar realmente? Y que la mentira tenga consecuencias porque una sociedad que pierde la esperanza pierde casi todo y eso no nos lo podemos permitir.

Los desafíos a los que se enfrenta la salud han cambiado enormemente desde el comienzo de este siglo debido a factores como el envejecimiento demográfico, la rápida urbanización de las ciudades y la globalización de estilos de vida no saludables. La salud o la enfermedad ya no pueden ser analizadas sin considerar el entorno y cómo vive en él el individuo. La enfermedad ya no es vista como casos aislados clínicos, son siempre casos sociales, cuyo origen radica en el modo de la organización social existente. Y en este último aspecto el uso del tiempo es determinante en la salud de las personas.

El sueño es como un puzle donde tenemos que cuidar nuestros hábitos alimenticios, conocer nuestro cronotipo (búhos o alondras), saber cuándo hacemos deporte, qué luz utilizamos antes de dormir, cuándo paramos la actividad intelectual, cómo son nuestras relaciones sociales porque la afectividad es muy importante para el descanso y cuáles son nuestros otros hábitos más o menos tóxicos.

El sistema circadiano es un gran desconocido para muchas personas. Es el encargado de mantener las funciones fisiológicas de forma acorde con el tiempo. Este reloj se pone en hora todos los días como los viejos relojes de cuerda por diversas entradas, la más importante la de luz-oscuridad, pero también para los humanos son necesarios los contactos sociales, el horario de ejercicio y el horario de alimentación. Durante la pandemia todo este mecanismo ha saltado por los aires porque hemos pasado mucho tiempo en interiores, alejados de la luz natural, extendiendo nuestro tiempo de trabajo hasta largas horas de la noche, disminuyendo nuestros contactos sociales, haciendo menos ejercicio… Todas las señales que ponen en hora el reloj no han funcionado bien.

Tenemos un tiempo interno, que es el que marca nuestro reloj biológico; un tiempo externo ambiental (ciclo luz-oscuridad) y un tiempo externo social (horario oficial, de trabajo y de ocio). Estos tres tiempos tienen que estar bien alineados si no queremos que se produzca una cronodisrupción. Para evitar esta situación, se propone regularidad de hábitos, contraste entre el día y la noche, y sincronización con nuestros horarios de ocio y de trabajo (cronopotenciación).


19 DE NOVIEMBRE: HUMANISMO TECNOLÓGICO Y GESTIÓN DEL TIEMPO


El humanismo tecnológico se basa en una nueva mirada que tenemos que hacer hacia la tecnología. Y en esta nueva mirada, cuyo propósito es evitar el tecnoestrés y alcanzar el bienestar digital, es fundamental aprender a manejar cuatro conductas: gestión del tiempo en teletrabajo (estar disponible), inmediatez de la respuesta (contestar enseguida), pantallización virtual (comunicar solo por las pantallas) y estar enterado de todo (conocer la última novedad). Si somos capaces de generar cambios en estas cuatro conductas, podremos evolucionar.

Respecto a la gestión del tiempo, se advierte del peligro de pasar del presencialismo (estar disponible en presencial) al “onlineismo” (estar disponible en online) y se hace hincapié en que la productividad no debe relacionarse con la disponibilidad, sino con el contribucionismo. Asimismo, en una fase de entrenamiento -posterior a la toma de consciencia de que estamos malgastando nuestro tiempo y la reflexión-, se propone trabajar en tres tipos de técnicas: 1. Técnica de tiempo determinado (modelo Pomodoro), 2. Técnica de balance urgencia/importancia (modelo Harvard) y 3. Técnica de evaluar el tiempo (modelo de análisis tiempo jornada -ATJ-).

En relación con el punto anterior y con las otras tres conductas mencionadas previamente, se apuesta por un estilo slow tech basado en centrar el tiempo en contribuir, coordinar lo presencial con lo virtual y relajar la preocupación por no estar enterado de todo.

Acto de entrega del XV Premio para Racionalizar los Horarios Españoles

En la última jornada del congreso se ha hecho entrega del XV Premio de ARHOE en sus tres modalidades: entidad, institución o ciudadano (premio: ATA-Asociación de Trabajadores Autónomos, accésit: AEDIPE); empresa (premio: SincroGO y accésit: Software DELSOL) y medio de comunicación (premio: “No es un día cualquiera”- RNE). Además, se ha procedido a la entrega de premios especiales a los Consejos Generales de Colegios Oficiales de Médicos, Enfermería y Farmacéuticos por su generosa labor y tiempo dedicado a la sociedad española en este año tan sumamente complejo por la pandemia.

Recogieron los galardones en cada una de sus categorías: Lorenzo Amor, presidente de ATA; Juan Pablo Borregón, presidente nacional de AEDIPE; Carlos Ruiz, socio director de SincroGO; Pilar Meseguer, subdirectora ejecutiva de Software DELSOL; Carles Mesa, director y presentador de «No es un día cualquiera» de RNE; Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos; Florentino Pérez, presidente del Consejo General de Enfermería y Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Clausuraron el Congreso: Cristina López-Cobo, directora general de Igualdad de la Comunidad de Madrid y el presidente de ARHOE, D. José Luis Casero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *