En la última reunión del Grupo de Trabajo de Conciliación, Igualdad y Corresponsabilidad, que se celebró en formato online el pasado 26 de junio, se abordó una cuestión que trae de cabeza a muchas familias en nuestro país ante la incierta vuelta al cole: “Conciliar con niños en casa: cómo será en septiembre”.

En la sesión se hizo balance del final de curso sin colegio y se analizaron las principales dificultades para conciliar el teletrabajo y las tareas escolares, así como la convivencia con los niños/as en esta etapa tan compleja que estamos viviendo. Entre las principales conclusiones que se extrajeron, cabe destacar:

El confinamiento ha sido un período de mucha incertidumbre y complicada conciliación, sobre todo para las mujeres, pero también ha abierto nuevas formas de trabajar y nos ha aportado algo más de calma, empatía y de pasar tiempo con la familia.

Ante la pregunta ¿qué es lo que más te ha costado en esta etapa?, las respuestas, por este orden, fueron: la falta de límites en el horario (4,9), la carga mental (4,2), las labores domésticas (3,8), las interrupciones continuas (3,7), la falta de espacio adecuado (3,2) y la falta de dispositivos suficientes (2,6).

Por otra parte, pasar más tiempo juntos (7,1), jugar y hacer cosas distintas (6,4), reducir las prisas y las rutinas anteriores (6) y conocer mejor lo que hacen en el colegio (4,5) fueron las respuestas más votadas en relación con los aspectos positivos de esta situación.

En cuanto a las posibilidades de cara al futuro, la medida estrella para conciliar vida personal, familiar y laboral es el horario flexible, seguido por el teletrabajo parcial y las ayudas para compensar las reducciones/excedencias. Otras propuestas con menor demanda que las anteriores fueron el incremento de la edad a 16 años para guarda legal, red de cuidadores exprés y el teletrabajo por imperativo legal en circunstancias concretas.

Se ha constatado también que las mujeres se han llevado la peor parte durante el confinamiento y hay muchas posibilidades de que salgan también peor paradas con las medidas de «conciliación» que se adopten, como el teletrabajo, que por sí solo podría invisibilizar a las mujeres. Además del riesgo del abandono laboral y/o reducción de jornadas por parte de ellas, debido a la dificultad para conciliar cuando se vuelva al colegio y sin poder contar con la “tabla de salvación” que suponen los abuelos.

Respecto al próximo curso escolar, ante la perspectiva de un posible rebrote, se plantea la necesidad de que las Administraciones preparen un contenido online apto (o por otros medios como la televisión o la radio, pero no presencial), además de replicar las mejores prácticas de colegios y profesores. Todo ello sin descartar una mayor inversión en instalaciones y profesorado.

Cuando la coordinadora del Grupo de Trabajo, Sandra Martínez Plaza, preguntó a las personas que asistieron a la reunión cuáles habían sido sus sentimientos al intentar compaginar vida personal, familiar y laboral durante el confinamiento, el resultado fue el que se muestra en la siguiente imagen:

Sentimientos, como se puede observar, muy dispares e incluso contradictorios, pero sobre todo muy reales.

¿Y tú? ¿Cómo te has sentido y te sientes ante la situación tan complicada que hemos vivido y que aún seguimos viviendo en esta “nueva normalidad”?

¿Crees que el confinamiento ha ayudado en algunos casos a avanzar en corresponsabilidad? Y si es así, ¿piensas que se consolidará cuando todo vuelva a la normalidad o seguirán siendo las mujeres, mayoritariamente, las que soporten el peso en las tareas de cuidados y domésticas?

Ante la incierta vuelta al cole en septiembre, ¿cuáles son tus principales preocupaciones y qué medidas consideras que podrían contribuir a mejorar la conciliación de las familias?

Puedes dejarnos tus respuestas en los comentarios. ¡Gracias!

FECHA: Viernes, 17 de julio 2020

HORARIO: 9:30-11:30 h

MATERIAL/RECURSOS: Ganas, papel y boli :)

INSCRIPCIONES: Gratuitas aquí (el plazo para inscribirse permanecerá abierto hasta el día 16 de julio, a las 12:00 h)


DESCRIPCIÓN DEL CURSO

Tras la necesidad inminente de trabajar en remoto de un día para otro, cada persona ha hecho lo posible por seguir cumpliendo con sus objetivos laborales en la medida de lo posible con sus circunstancias personales. No obstante, ni ha habido tiempo de transición, ni de formación al respecto, ni se trata de un teletrabajo al uso (flujo incesante de información que se retroalimenta con nuestros pensamientos y emociones, limitaciones para despejarnos y relacionarnos, y personas a nuestro cargo con las que compartir espacios y tiempos).

La finalidad de este curso es aportar un nuevo foco a las personas que asistan, pasando del concepto de “trabajo con sacrificio basado en el tiempo dedicado”, hasta llegar a un “trabajo con ingenio basado en el valor obtenido”, a través de prácticas que les ayuden a llevarlo a la práctica desde el primer día.

OBJETIVOS DE LA FORMACIÓN (punto de vista del participante)

Tomar consciencia del valor de su tiempo y sus principales ladrones.
Identificar oportunidades para gestionar los días y liderarlos con fluidez.
Llevar a la práctica conceptos y herramientas de aplicación diaria para una mejor conciliación.
Y diseñar un Plan de Acción Personalizado con Seguimiento para una mejora integrada y sostenible a largo plazo.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

1. Introducción con dinámica
2. Rueda de la Conciliación
3. Gestión del Tiempo con Consciencia
  • Bróker del Tiempo
  • Ladrones
  Simbiosis productividad – motivación
4. Herramientas populares para una mejor conciliación
5. Plan de acción personal con seguimiento
6. Círculo de Aprendizaje y Cierre

A QUIÉN VA DIRIGIDA

Esta formación, impartida por Cristina Moreno Bayo, va dirigida a cualquier persona que quiera poner el tiempo a su servicio y no al revés.

• El principal objetivo de la jornada ha sido analizar el impacto que está teniendo la crisis actual por el covid-19 en la conciliación y la corresponsabilidad, al tiempo que servir de llamamiento para que estos derechos vayan acompañados de medidas efectivas por parte de todos los agentes implicados.

• En el acto han participado representantes de diferentes ámbitos —salud, empresa, sociedad civil, formación, liderazgo, profesorado, comunicación…— para dar su testimonio a favor de la conciliación y la corresponsabilidad.

• Los testimonios han sido invitados a adherirse al Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad, a través del cual se ha reivindicado la adopción de un compromiso firme que se traduzca en medidas reales, por parte de instituciones y empresas, para hacer posible una conciliación corresponsable que favorezca la igualdad entre mujeres y hombres, y mejore la calidad de vida de las personas.

Madrid, 26 de junio de 2020.- Ayer se emitió en directo, a través del canal de YouTube de ARHOE, la III Jornada de Testimonios por la Conciliación y la Corresponsabilidad, organizada por la Comunidad de Madrid con el apoyo de ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles.

La difícil situación en la que estamos inmersos por la pandemia ha puesto de manifiesto que aún queda un largo camino que recorrer para alcanzar una conciliación real e igualitaria. Según diferentes estudios realizados en el contexto del confinamiento, el peso de las tareas de cuidados y domésticas sigue recayendo principalmente en las mujeres, quienes además en muchos casos han de compaginar dichas tareas con el desempeño de la prestación laboral en sus domicilios. Un escenario sin precedentes en el que urge adoptar soluciones, desde diferentes ámbitos, para avanzar en corresponsabilidad y que no sean solo las mujeres las que tengan que renunciar, de forma mayoritaria, a sus responsabilidades profesionales.

La III Jornada de Testimonios por la Conciliación y la Corresponsabilidad: Voces para un cambio de modelo socioeconómico en tiempos de crisis ha pretendido analizar, por tanto, el impacto que está teniendo la crisis actual en estas materias, al tiempo que servir de llamamiento para que estos derechos —que deberían ser fundamentales para todas las personas— vayan acompañados de medidas efectivas por parte de todos los agentes implicados.

El propósito, además, ha sido poner en valor la importancia de las políticas de conciliación y flexibilidad horaria para mejorar el bienestar de las personas —lo que redunda en una mayor productividad en las organizaciones—, y seguir avanzando en un modelo de sociedad de roles compartidos que favorezca la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, y la corresponsabilidad.

Inauguraron la jornada la directora general de Igualdad, Carmen Rodríguez, quien informó ampliamente de las medidas implementadas en la Comunidad de Madrid para promover la conciliación, la corresponsabilidad y el buen uso del tiempo; y el presidente de ARHOE, José Luis Casero, quien hizo hincapié en que la conciliación y la corresponsabilidad, a pesar de tener un día aprobado por las Cortes, el 23 de marzo, “son tareas de los 365 días del año”.

Seguidamente, Marisa Cruzado, socia de CVA, presentó los resultados del Flexímetro 2019: Informe de la evolución de implantación de equilibrio de la vida profesional y personal en las empresas de la Comunidad de Madrid.

A continuación, se dio paso a los testimonios, quienes fueron invitados a sumarse al Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad y abordaron estas materias desde diferentes perspectivas:

ABOGACÍA: Daniel Espinosa. Socio director de Abogados Hermosilla

AUTÓNOMOS: Lorenzo Amor. Presidente de ATA y Javier Solanas. Presidente de la Fundación Esportus

AYUNTAMIENTO: Ignacio Espinosa. Concejal independiente en Nuevo Baztán

CIUDADANÍA: Miguel Pérez-Frayle

COMUNICACIÓN: Maika Ávila. Periodista de Cadena Ser y autora de Conciliaqué y Miguel Ángel Pérez. CEO de Humanos en la Oficina

ECONOMÍA: Diego Isabel. Director del Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social

EMPRENDIMIENTO: Ángel Largo. Socio director de Mutare Transformación Positiva

EMPRESA: Ignacio Vilarroig. Director de CMS Group Spain

ENSEÑANZA: Milagros García. Profesora de Educación Primaria

FORMACIÓN: Carlos Martínez. Presidente de IMF Business School

HUMOR: Ernesto Sevilla. Humorista

INFANCIA: Maya, Lucía y Gabriela

LIDERAZGO Y TALENTO: Ignacio Bernabé. Founder & President Of The Growth Management® Science Company

MATERNIDAD: Laura Baena. Fundadora del Club de Malasmadres y Sandra Martínez. Coordinadora del Grupo de Trabajo de Conciliación, Igualdad y Corresponsabilidad de Arhoe

PATERNIDAD: Santiago Moreno. Socio especialista en paternidad de Ahige

PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES: María Jiménez. Socia directora de Grupo 17 Corporación Preventiva

PROFESORADO: Nicolás Fernández. Presidente de ANPE

PSICOLOGÍA: Isabel Aranda. Doctora en Psicología. Vocal de la sección de Psicología del Trabajo del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid

SALUD: Gonzalo Pin. Médico y coordinador del Grupo de Sueño y Cronobiología de la Sociedad Española de Pediatría

SOCIEDAD CIVIL: Rocío Fernández. Fundación Taller de Solidaridad, Carmen Fúnez. Presidenta de Mujeres en Igualdad y Aldo Olcese. Presidente de Sociedad Civil Ahora y de la Fundación Independiente

TELEVISIÓN: Juanma Romero. Director y presentador de Emprende, Canal 24 Horas

A través del Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad, se reivindicó la adopción de un compromiso firme que se traduzca en medidas reales, por parte de instituciones y empresas, para hacer posible una conciliación corresponsable que favorezca la igualdad entre mujeres y hombres, y mejore la calidad de vida de las personas.

Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad

1La conciliación de la vida laboral, familiar y personal debe entenderse como un derecho de las personas, hombres y mujeres, los 365 días del año.

2La modificación de los roles tradicionales de mujeres y hombres, respecto a su implicación en la familia, el hogar y el trabajo, se hace imprescindible para construir una nueva organización del sistema social y económico, donde mujeres y hombres puedan hacer compatibles las diferentes facetas de su vida: el empleo, la familia, el ocio y el tiempo personal.

3Las medidas de conciliación y la corresponsabilidad social contribuyen, por tanto, a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

4La conciliación de la vida familiar, laboral y personal permite construir una sociedad basada en la calidad de vida de las personas trabajadoras, mejora la competitividad empresarial y el rendimiento económico.

5Las medidas de racionalización y flexibilidad de los tiempos y espacios de trabajo son una de las herramientas de gestión de los recursos humanos más efectivas para promover la conciliación y la corresponsabilidad.

6Conciliar no es trabajar menos, sino trabajar mejor. Una plantilla motivada genera un buen clima laboral y bienestar en los y las trabajadores/as, mayor rendimiento y repercute positivamente en los resultados empresariales.

7Las políticas de racionalización de horarios que conducen a la conciliación y a la igualdad entre la mujer y el hombre permiten elevar la productividad y mejoran la imagen de las empresas.

8Es necesario trabajar en casa la idea de «equipo familiar», ya que las responsabilidades familiares y domésticas entre hombres y mujeres son tarea de todos/as.

9Se hace imprescindible incorporar en la negociación colectiva estrategias que permitan la conciliación de la vida familiar, laboral y personal.

10La Administración y las empresas deben impulsar medidas para acabar con la brecha salarial de género.

A este mismo manifiesto se adhirieron en las dos jornadas anteriores el PSOE, Partido Popular, UGT, CC.OO., USO, CSIF, Fundación Alares, FEDEPE, Grupo Blc, Mensajeros de la Paz, Servimedia, WomenCEO, Corresponsables, The Family Watch, ABC Familia, Afammer, Madrid Foro Empresarial, Fundación Máshumano, Fundación Woman´s Week, Observatorio Generacciona, Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, UPTA, Reale Seguros, Pfizer, Yo Dona, etc.

La III Jornada de Testimonios por la Conciliación y la Corresponsabilidad: Voces para un cambio de modelo socioeconómico en tiempos de crisis, que se celebrará en formato online el próximo 25 de junio, a las 17:00 h, pretende analizar el impacto que está teniendo la crisis actual por el covid-19 en estas materias, al tiempo que servir de llamamiento para que estos derechos —que deberían ser fundamentales para todas las personas— vayan acompañados de medidas efectivas por parte de todos los agentes implicados.

El propósito, además, es poner en valor la importancia de las políticas de conciliación y flexibilidad horaria para mejorar el bienestar de las personas —lo que redunda en una mayor productividad en las organizaciones—, y seguir avanzando en un modelo de sociedad de roles compartidos que favorezca la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, y la corresponsabilidad.

Asimismo, a través del Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad, se reivindicará la adopción de un compromiso firme que se traduzca en medidas reales, por parte de instituciones y empresas, para hacer posible una conciliación corresponsable que favorezca la igualdad entre mujeres y hombres, y mejore la calidad de vida de las personas.

La jornada será inaugurada por la directora general de Igualdad de la Comunidad de Madrid, Carmen Rodríguez,  y José Luis Casero, presidente de ARHOE.

A continuación, Marisa Cruzado, socia de CVA, presentará los resultados del Flexímetro 2019: Informe de la evolución de implantación de equilibrio de la vida profesional y personal en las empresas de la Comunidad de Madrid. 

Finalmente, se dará paso a los testimonios, quienes serán invitados a sumarse al Manifiesto por la Conciliación y la Corresponsabilidad y abordarán estas materias desde diferentes perspectivas: Daniel Espinosa. Socio director de Abogados Hermosilla;  Lorenzo Amor. Presidente de ATA;  Javier Solanas. Presidente de la Fundación Esportus; Ignacio Espinosa. Concejal independiente en Nuevo Baztán; Miguel Pérez-Frayle; Maika Ávila. Periodista de Cadena Ser y autora de Conciliaqué; Miguel Ángel Pérez. CEO de Humanos en la Oficina; Diego Isabel. Director del Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social; Ángel Largo. Socio director de Mutare Transformación Positiva; Ignacio Vilarroig. Director de CMS Group Spain; Milagros García. Profesora de Educación Primaria; Carlos Martínez. Presidente de IMF Business School;  Ernesto Sevilla. Humorista; las niñas Maya, Lucía y Gabriela; Ignacio Bernabé. Founder & President Of The Growth Management® Science Company; Laura Baena. Fundadora del Club de Malasmadres; Sandra Martínez. Coordinadora del Grupo de Trabajo de Conciliación, Igualdad y Corresponsabilidad de Arhoe; Santiago Moreno. Socio especialista en paternidad de Ahige; María Jiménez. Socia directora de Grupo 17 Corporación Preventiva; Nicolás Fernández. Presidente de ANPE; Isabel Aranda. Doctora en Psicología. Vocal de la sección de Psicología del Trabajo del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid; Gonzalo Pin. Médico y coordinador del Grupo de Sueño y Cronobiología de la Sociedad Española de Pediatría; Rocío Fernández. Fundación Taller de Solidaridad, Carmen Fúnez. Presidenta de Mujeres en Igualdad; Aldo Olcese. Presidente de Sociedad Civil Ahora y de la Fundación Independiente y Juanma Romero. Director y presentador de Emprende, Canal 24 Horas

Sigue la jornada aquí.

• Más de un centenar de líderes empresariales y sociales, y cuarenta organizaciones, entre las que se encuentra ARHOE, han firmado ya el Compromiso por una Economía para la Vida, que recoge las principales aspiraciones de la propuesta.

• Toda persona o entidad que lo desee puede sumarse a la iniciativa y participar en el proceso de cocreación para definir acciones concretas dirigidas a cada sector de la economía.

Madrid, 12 de mayo de 2020. Más de un centenar de líderes empresariales y sociales, y 40 organizaciones, empresas, entidades sociales, ONG y medios de comunicación se han sumado ya a la iniciativa ‘Plan A, Economía para la Vida’, coordinada e impulsada por el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social. Tras el impacto sanitario, social y económico provocado por el COVID-19, la propuesta defiende un nuevo modelo económico transformador, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, que priorice el servicio a las personas y el planeta.

“No queremos volver a la misma ‘normalidad’. El modelo económico ya había dado señales de debilidad y ahora ha demostrado su fragilidad. Necesitamos una economía capaz de hacer frente, a nivel local y global, a posibles futuras crisis, ya sean sanitarias, climáticas, energéticas, alimentarias o tecnológicas. Todo va a cambiar y, a diferencia de la crisis de 2008, tenemos que aprovechar esta oportunidad para superar nuestras diferencias y transformar la economía. Si no lo hacemos nos enfrentaremos a escenarios distópicos. Por todo ello, con ‘Plan A’ trabajaremos con todas las personas, empresas y organizaciones que se adhieran para cocrear propuestas concretas aplicables a cada sector económico y se las haremos llegar al Congreso de los Diputados y a los gobiernos locales. Porque no hay planeta B ni vida B”, explica Diego Isabel, director del Foro NESI.

El punto de partida es el Compromiso por una Economía para la Vida, que ya han firmado más de 100 organizaciones y personas, entre las que se encuentra ARHOE, y que se compromete a trabajar por una economía transformadora que se fundamenta en cinco pilares:

Una economía con sentido, en la que las organizaciones antepongan su propósito social a la mera maximización del capital, y donde se pueda progresar económicamente a la vez que se crea riqueza social. Un modelo con nuevos indicadores que informen, de manera transparente, sobre el impacto de las actividades económicas en la vida de las personas y la salud de los ecosistemas. Una economía en la que las organizaciones, personas autónomas y emprendedoras que contribuyan al bien común sean premiadas tanto por consumidores como por las políticas y compra pública. Una economía que promueva la banca con valores, la inversión de impacto y las finanzas sostenibles.

Una economía local y resiliente, capaz de responder ante crisis sanitarias, energéticas, alimentarias o tecnológicas. Democrática, en la que las personas tengan derecho a decidir qué tipo de economía quieren para sus comunidades. Que puedan vivir en pueblos, ciudades y regiones sostenibles, cultivar alimentos saludables, producir energía limpia, construir viviendas asequibles con recursos locales y aplicar un consumo consciente en temas como la moda o el ocio. Una economía que tenga en cuenta la huella social y ecológica de los productos.

Una economía que reinvente el trabajo, que facilite el acceso a la educación y al trabajo digno y motivador, de modo que las personas puedan desarrollar su talento y potencial humano y ponerlo al servicio del bien común. Un nuevo modelo que tenga en cuenta los avances de la tecnología, que ponga en valor las actividades culturales y artísticas y que considere la remuneración de actividades como el trabajo doméstico y los cuidados a personas dependientes.

Una economía solidaria y colaborativa, que fomente las redes de colaboración locales y su interconexión a nivel nacional y global, y en la que el conocimiento sea compartido para beneficiar a todas las personas. Una economía que ponga en valor la solidaridad y premie la cooperación entre organizaciones y personas que buscan el bien común por encima de la competitividad y el individualismo.

Una economía circular y regenerativa, que aprenda de la Naturaleza y nos permita cambiar del actual modelo extractivo y contaminante a un modelo de desarrollo sostenible que opere dentro de los límites del planeta. Una economía basada en el ecodiseño, que garantice las necesidades de las generaciones presentes y futuras.

#PlanA #EconomíaParaLaVida está abierto a todas aquellas personas, empresas y organizaciones que quieran impulsar un cambio de modelo económico y social que fomente el desarrollo sostenible y la reducción de las desigualdades. Durante los próximos meses se desarrollarán diferentes webinars temáticos de cocreación, en los que se propondrán acciones concretas para cada sector de la economía.

En ARHOE ya nos hemos sumado, ¿y tú? Firma aquí.

• Con motivo del Día del Trabajo, ARHOE presenta un decálogo de medidas para conseguir un mejor aprovechamiento del tiempo desde nuestros hogares.

• Respetar los horarios de inicio y finalización de la jornada, establecer unos límites, planificar, priorizar, evitar la multitarea y gestionar la autoexigencia son algunas de las recomendaciones que hace la entidad, teniendo en cuenta que la situación excepcional en la que nos encontramos requiere flexibilidad y adaptación según las circunstancias de cada persona.

• Según el estudio “Conciliación de la vida laboral y personal: igualdad y corresponsabilidad”, realizado por ARHOE antes de la crisis actual, el teletrabajo, la flexibilidad horaria y la jornada continua son las medidas más demandadas por las personas trabajadoras.

• ARHOE puntualiza que hablar de teletrabajo en estos momentos, cuando gran parte de los trabajadores lo está haciendo de forma obligada, continua y sin los medios adecuados, no se ajusta a la realidad de lo que significa esta modalidad de trabajo en una situación de normalidad.

• Un 1.º de mayo doloroso por los millones de personas trabajadoras que han visto afectados sus puestos de trabajo por la pandemia.

Madrid, 1 de mayo de 2020. ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, con motivo del Día del Trabajo, ha publicado un decálogo de medidas para gestionar el tiempo desde casa, en estos momentos en los que la pandemia ha obligado a millones de personas a teletrabajar.

“Si antes de la crisis, según se desprende de nuestro estudio ‘Conciliación de la vida laboral y personal: igualdad y corresponsabilidad’, el teletrabajo, la flexibilidad horaria y la jornada continua eran las tres medidas más demandadas por las personas trabajadoras, esperemos que cuando se supere esta situación se siga apostando por ellas -en todos los casos en que sea posible, con los medios adecuados y de forma planificada-, ya que además de facilitar el equilibrio entre las diferentes esferas de nuestra vida, favorecen un aumento de la productividad en las organizaciones”, señala José Luis Casero, presidente de ARHOE.

“Debemos tener muy presente, además, que el teletrabajo obligado al que nos hemos visto sometidos de forma improvisada durante estas semanas, sobre todo para los que lo tienen que compaginar con los cuidados y atenciones a hijos y/o personas dependientes, es muy distinto del teletrabajo en condiciones normales. Es por ello que insistimos en que, una vez superada la crisis, no se deben olvidar las ventajas que tiene esta modalidad de trabajo, tanto para las personas como para las empresas, cuando se hace bien, de forma voluntaria y organizada, a pesar de que ahora la experiencia no esté siendo positiva en todos los casos, ni se pueda aplicar en todos los sectores”, subraya el presidente de ARHOE, quien también recuerda los 17 puntos a tener en cuenta en la aplicación del teletrabajo, publicados por la entidad antes de la declaración del estado de alarma.

Asimismo, desde la entidad ponen de manifiesto que las recomendaciones que hacen para aprovechar mejor el tiempo desde casa se deben enfocar con flexibilidad, dadas las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos, y adaptar según la situación de cada persona. “Es evidente que no hay fórmulas generales que sirvan de la misma manera a una persona soltera y sin personas a su cargo, que a una familia monoparental o a una familia numerosa. Tampoco las condiciones de las viviendas son iguales en todos los casos. Lo que sí que puede ser aplicable de forma general -añade el presidente de ARHOE- es el modelo de las 4 ‘D’, que promovemos desde la asociación, para distribuir la jornada: dedicación (realización de actividades concretas de trabajo y en estos momentos también de apoyo a las tareas escolares en el caso de los progenitores), disponibilidad (posibilidad de contactar, por ejemplo, para videoconferencias, llamadas, etc.), desenganche (desconexión total del trabajo) y descanso (fundamentalmente el tiempo dedicado a dormir)”.

Finalmente, el presidente Casero concluye que “además de lanzar un mensaje de apoyo y solidaridad a los millones de personas trabajadoras, cuyo puesto de trabajo se ha visto afectado por la situación de pandemia y la crisis laboral y económica que ha traído consigo, exigimos al Gobierno y a las fuerzas políticas un Pacto de Estado para la Reconstrucción y Reactivación Económica, que no olvide nunca que un modelo socioeconómico justo y equilibrado entre productividad y conciliación es posible”.

10 pautas para gestionar el tiempo de trabajo desde casa

1. Respetar los horarios de inicio y finalización de la jornada. Es conveniente seguir, siempre con márgenes de flexibilidad, un horario similar al que hacemos en nuestro lugar de trabajo. La perspectiva de finalizar nuestra jornada a una hora determinada nos proporciona una sensación de control sobre el tiempo y evita que nos relajemos al pensar que tenemos todo el día por delante para hacer las tareas.

2. Coordinar nuestros horarios con los del resto de la familia. En estas circunstancias excepcionales, y especialmente si se tienen niños, es importante establecer acuerdos con la pareja o con otros miembros con los que se conviva para organizarse en las atenciones y cuidados que puedan requerir. También, en función de las edades que tengan los menores, se les puede hacer comprender que es esencial la concentración en el trabajo, así como en las tareas escolares, y que se deben acompasar en la medida de lo posible los tiempos de todos los miembros de la familia.

3. Establecer unos límites. Siempre y cuando las dimensiones y la disposición de la vivienda lo permitan, es recomendable delimitar una zona, destinada únicamente al trabajo, que sea cómoda, esté bien iluminada y tenga todo lo que necesitemos a nuestro alcance (cuaderno, manuales de consulta, agenda, botella de agua, etc.).

4. Rebajar el ruido mediático. En estos momentos de gran preocupación e incertidumbre es normal querer estar informados, pero hay que evitar estar permanentemente pendientes de las noticias y de las múltiples notificaciones que recibimos, pues, de lo contrario, nuestro nivel de estrés irá en aumento día tras día y no podremos concentrarnos en nada más.

5. Planificar y priorizar. Al inicio de cada jornada es importante anotar las tareas que se deben desarrollar en el día. Seguidamente, hay que diferenciar entre las que son importantes y/o urgentes y las que no, numerarlas según su prioridad e intentar hacerlas siguiendo ese orden. Normalmente, en las dos primeras horas de la mañana tenemos una mayor concentración, por lo que puede ser la franja más apropiada para sacar adelante las tareas más difíciles. También, al planificar la jornada, es conveniente dejar un margen para atender los imprevistos que con toda seguridad surgirán.

6. Evitar la multitarea. Para mejorar la calidad de nuestro trabajo, es recomendable concentrarse en las tareas de una en una, abordándolas de principio a fin y tachándolas una vez que las hayamos realizado. Si lo hacemos de esta manera, ganaremos en perspectiva y en control de nuestro propio tiempo. Intentar hacer todo a la vez no funciona. Además, hay que evitar caer en el exceso de perfeccionismo -uno de los mayores ladrones de tiempo que existen- y gestionar nuestra autoexigencia de manera positiva.

7. Fijar objetivos. Para que las tareas puedan desarrollarse con éxito en tiempo y forma, hay que tener claros cuáles son los objetivos que se persiguen con cada una de ellas y que estos sean realistas, medibles y alcanzables.

8. Tomar pequeños descansos. Es fundamental hacer breves pausas, cada hora y media o dos horas, en las que podemos aprovechar para dar pequeños paseos por casa, hacer estiramientos o tomar un tentempié. Los descansos son fundamentales en la gestión del tiempo, ya que nos permiten desconectar en determinados momentos en los que estamos sobrecargados y reanudar las tareas con las energías renovadas.

9. Mantener el contacto con los compañeros. Ahora más que nunca es importante seguir trabajando en equipo y que la comunicación sea lo más clara y fluida posible. Para ello, en la mayor parte de los casos es preferible hacer videoconferencias y/o llamadas en lugar de correos electrónicos o mensajes, ya que si estos se han enviado de forma apresurada y no están bien redactados pueden dar lugar a malinterpretaciones y nos harán perder el tiempo innecesariamente.

10. Desconectar después de la jornada. Aunque estemos en casa y dispongamos de nuestras herramientas de trabajo, tenemos que intentar separar la parcela laboral de la personal y desconectar del correo electrónico, llamadas, etc., una vez que hayamos finalizado nuestra jornada.

Con motivo del Día Nacional de la Conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la Corresponsabilidad en la asunción de responsabilidades familiares, el 23 de marzo, ARHOE presentó un avance de la mesa “Horarios y corresponsabilidad: hacia una igualdad real y efectiva”, que fue grabada antes de la crisis actual.

¿Cómo afectan nuestros horarios a la igualdad real entre hombres y mujeres? ¿Por qué cuando hablamos de conciliación pensamos solo en clave de mujer? ¿Qué se puede hacer para corregir esto? ¿Cómo impacta la educación a los niños en temas de valor del tiempo para conseguir mayor igualdad? ¿Cómo está actualmente la brecha de género en el empleo? Estas son solo algunas de las cuestiones que se plantearon en esta mesa que contó con la participación de cinco grandes profesionales: Carmen Ansótegui, periodista; Maika Ávila, periodista de Cadena Ser y autora de ‘Conciliaqué’; Ana Lamas, presidenta de WomenCEO; Sandra Martínez, responsable de conciliación de Arhoe y Laura Peralta, jefa de sección de ABC Familia.

El presidente de ARHOE, José Luis Casero, habló sobre “La importancia de la racionalización de los horarios españoles en la era online”, en el marco de este I Congreso Social sobre experiencias en Teletrabajo (organizado por TeletrabajoForum), que tuvo lugar el 3 de abril. El trabajo remoto, el uso de la tecnología para mejorar la productividad y los futuros puestos laborales fueron la base del evento junto a otros temas como la conciliación, los nuevos retos psicológicos para quienes trabajen sin estar rodeados de compañeros, deporte y vida saludable, herramientas de trabajo colaborativo, conectividad, cronobiología: cuándo trabajar para ser más eficientes, etc.

ARHOE participó, el 25 de marzo, en la 1.ª Semana de la Responsabilidad Social Global en la que se trataron temas de igualdad, transparencia, innovación, sostenibilidad y formación. En concreto, el presidente José Luis Casero intervino en la mesa de experiencias sobre teletrabajo con la ponencia “La importancia de la racionalización de los horarios españoles para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía”.

• Con el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, el Gobierno ha adoptado medidas para hacer frente a esta coyuntura, entre ellas, el cierre de todos los centros educativos.

• Desde ARHOE consideran que esta situación va a suponer todo un reto para aprender juntos a cambiar y adaptar ciertos hábitos, compartir más tiempo en familia y hacer cosas nuevas.

• En la encuesta de la entidad “¿Cuánto tiempo tienes para tus hijos?” (enmarcada en el programa “¿Cuánto tiempo tienes para mí?”, financiado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y bienestar Social), los progenitores manifiestan, en un 72,2%, sentimientos negativos por la incapacidad de poder compartir más tiempo con sus hijos. Términos como sentir pena, malestar, cansancio, resignación, frustración, culpabilidad, estrés o tristeza son algunos de los calificativos que se expresan en este sentido.

• Por su parte, los menores, cuando se quedan solos, manifiestan sentimientos de soledad, tristeza, preocupación, decepción, incluso miedo, demandando de sus progenitores, entre otras necesidades, poder jugar más tiempo juntos (manualidades, construcciones, juegos de mesa), leer cuentos, pintar y dibujar, que les ayuden a estudiar y hacer los deberes, cocinar o ayudarles en las tareas domésticas.

Madrid, 16 de marzo de 2020. El Gobierno con el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, adopta medidas de choque para luchar contra el coronavirus, entre ellas el cierre de todos los centros escolares durante dos semanas, de momento.

Desde ARHOE manifiestan que como sociedad tenemos un reto de solidaridad y de afrontar una situación excepcional que se plantea especialmente a los padres y madres para conseguir que los más jóvenes puedan seguir sus rutinas escolares y de juego en un entorno diferente pero tan cotidiano como es la casa.

En las conclusiones del programa “¿Cuánto tiempo tienes para mí?”, se muestra que para la mayoría de los niños y niñas es muy importante pasar tiempo con su familia. Los argumentos que dan son los siguientes:

• Se sienten felices, seguros, queridos, cuidados, a gusto, apoyados, respetados y protegidos.
• Al pasar tiempo en familia no se sienten solos.
• Es divertido, se lo pasan bien y aprenden cosas.
• Comentan que hay que aprovechar el tiempo con ellos ahora que son pequeños porque ese tiempo se va a acabar cuando crezcan y ya no lo disfrutarán tanto.
• Porque no van a estar para siempre y así tendrán muchos momentos buenos para recordar.
• Sienten que están ahí para ayudarles cuando tienen problemas.

Mariano Ruipérez, director del programa, también llama la atención sobre otra realidad: “Cuando hemos preguntado a los progenitores que nos identificaran las barreras que les impedía pasar más tiempo juntos, se hace patente la división de roles de género. Si bien el trabajo es una barrera objetiva y compartida, lo es más para los hombres. Por el contrario, la doble jornada a la que están sometidas la mayoría de las mujeres, junto con el estrés y cansancio que esta genera, así como la responsabilidad de los cuidados que recae sobre ellas, hace que estas barreras sean percibidas como un mayor obstáculo por ellas”.

Otra cuestión no menos llamativa que manifiestan los progenitores es que en un día normal solo el 51,83 % dedica tiempo a jugar con sus hijos, a pesar de que el 82,93 % asegura que este sería el deseo de los pequeños.

Es evidente que los progenitores intentan dedicar tiempo de calidad, aunque es manifiesta la insuficiencia y el gran margen de mejora, como ellos mismos reconocen. “Es necesario realizar actividades donde se desarrolle con los menores una mayor interacción que permita la transmisión de valores y el desarrollo de capacidades emocionales. Esto no se consigue solo pasando tiempo juntos, por ejemplo, viendo una película. En este sentido, existen otro tipo de actividades que pueden ser más positivas como son los juegos de mesa cooperativos y/o competitivos, o, incluso, los juegos teatrales y de desarrollo de roles, muy creativos y participativos”, según Ruipérez.

En cuanto a las respuestas de los menores sobre qué actividades les gustaría hacer con sus padres y madres, señalan, entre otras:

• Jugar (juegos de mesa, manualidades, construcciones).
• Leer cuentos.
• Pintar y dibujar.
• Que les ayuden a estudiar y hacer los deberes.
• Cocinar y ayudarles en las tareas domésticas.

En palabras de José Luis Casero, presidente de ARHOE, “ante la situación excepcional de alerta sanitaria mundial, y siendo conscientes del carácter no voluntario, puede ser el momento de cambiar ciertos hábitos ahora que tenemos la oportunidad y obligación de ofrecerles más y mejor tiempo. Desde la asociación animamos a organizar las tareas del hogar pensando en todos los que lo integran y organizar rutinas en las que haya tiempo de dedicación a tareas (profesionales y escolares) y tiempo para la dedicación y cuidado mutuo en donde actividades como el juego, la gimnasia, la charla y las tareas del hogar compartidas puedan ser un aprendizaje común para todos que nos permita salir más reforzados como unidad familiar cuando la situación de alerta sanitaria sea superada, que lo será sin duda”.