Ante la tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia, ARHOE reclama medidas para facilitar la racionalización de los horarios de programas destinados al público infantil y juvenil o con protagonistas menores.

ARHOE solicita y apoya las medidas y enmiendas para que dichos programas se emitan dentro de las franjas horarias de protección y que su visionado no interfiera en los horarios de descanso de los menores, lo que puede repercutir en el rendimiento escolar y la salud.

Madrid, 7 de mayo de 2021.- ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles lleva años denunciando la emisión de programas infantiles o con protagonistas menores a altas horas de la noche, tanto en la televisión pública como en las cadenas privadas, lo que provoca que muchos niños estén viendo la televisión cuando deberían llevar horas durmiendo.

Según José Luis Casero, presidente de ARHOE, “hemos reclamado que las cadenas cumplan las normas de la Unión Europea sobre los contenidos y especialmente de los horarios de los programas infantiles, denunciando los sistemáticos incumplimientos de la franja horaria infantil y sus contenidos”.

Ante diferentes enmiendas, una de ellas de Compromís, al Proyecto de Ley Orgánica que se debatirá en el Senado próximamente, ARHOE considera que el libre mercado no puede justificar nunca que se ponga en jaque la salud y el rendimiento escolar de nuestros pequeños y futuro de una sociedad que todos deseamos sea mejor.

En ARHOE advierten del riesgo de que los menores consuman programas que se emiten fuera del horario de protección infantil determinado por ley, ya que son contenidos no adecuados para ellos. En línea con diferentes estudios señalan que hay un consumo televisivo muy elevado entre las 22:00 y las 24:00 horas y que la franja del prime time engancha al 18,3% de menores de 18 años. También entre las 13:00 y las 17:00 horas (12,9%), momento en el que existen determinados programas muy polémicos por sus contenidos y alejados de lo que podría ser una oferta a menores.

Un consumo de televisión por encima de otros países que se concreta, según diferentes estudios, en que si solo midiéramos a los niños que ven televisión a diario, el consumo se elevaría a 3 horas y 19 minutos.

Por otra parte, un dato preocupante que advierten desde la asociación es que hay un televisor en una de cada tres habitaciones de niños menores de tres años, a lo que hay que sumar “la excesiva exposición de los menores a otro tipo de pantallas, ya sean teléfonos móviles, ordenadores o tabletas”, señala Casero, quien además hace hincapié en que “tomar las medidas oportunas para evitar esta tendencia es una responsabilidad que tenemos todos como personas, pero también hay que reclamarlo a los poderes públicos para que  se comprometan por ley a actuar y limitar la hora de inicio del prime time en nuestro país, que se acerca a las 11 de la noche cada vez más y que lo único que genera es ir en contra de una cultura más europea de descanso y de ocio en horarios razonables”.

“Con voluntad y compromiso de todas las partes implicadas -poderes públicos y progenitores, especialmente- estamos convencidos de que los problemas de contenidos pueden ser solventados, controlando el tiempo de visionado y los asuntos tratados en los programas, de manera que todos los aspectos positivos que ofrecen las televisiones puedan ser aprovechados de la mejor manera posible”, concluye Casero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *